Nueva politica de privacidad de Whatsapp

Cuales son las nuevas condiciones de Whatsapp 2021 y lo que preocupa a todo el mundo.

La popular aplicación móvil, se ha visto envuelta en una nueva polémica producto de los últimos cambios anunciados sobre la nueva politica de privacidad de Whatsapp 2021, al solicitar a los usuarios la autorización explicita para compartir los datos recopilados por ésta con Facebook, situación que alarma a los usuarios y genera una masiva reducción en sus descargas semanales en favor de Signal y Telegram, su competencia directa en el rubro de la mensajería instantánea.

Reino Unido y la Unión Europea conforman la única región a nivel global que no se verá afectada por esta decisión en el corto plazo gracias al Reglamento General de Protección de Datos, documento que garantiza mayores estándares legislativos en este ámbito, aun cuando desde la red social se ha informado que se encuentran en conversaciones con las autoridades locales para implementar la nueva politica de Whatsapp 2021.

De esta forma, la compañía adquirida por Mark Zuckerberg en 2014, comunicó que las modificaciones destinadas a efectuarse originalmente en febrero deberán ser retrasadas hasta el 15 de mayo, plazo máximo para aceptar los nuevos términos. En caso contrario, el cliente contará con las opciones de cerrar su cuenta y eliminar el software de su dispositivo.

Nueva politica de Whatsapp 2021... un nuevo modelo de negocio

Pero, ¿Cuál es la razón tras esta medida y porque genera tanto recelo entre los consumidores?

Su objetivo es que aquellos negocios que compren o vendan sus servicios mediante Facebook puedan aumentar progresivamente el uso de las cuentas comerciales de WhatsApp gracias a una mayor integración entre ambas, permitiendo incluso realizar compras y pagos a través de la misma.

No obstante, la vulnerabilidad de la privacidad y certera venta de metadatos a otras empresas que traerán estos cambios son clave para entender la desconfianza provocada tras la decisión de monetizar la aplicación móvil a través reorientarla hacia el comercio electrónico.

Cabe preguntarse entonces, ¿Por qué estos datos son útiles para Zuckerberg? Básicamente, para desarrollar acciones de marketing digital, ya que permiten segmentar públicos con una mayor precisión y menor costo considerando su ubicación, gustos y hábitos al momento de anunciar marcas por Internet. 

La estrategia anterior no solo la implementa WhatsApp, sino que cada sitio web o aplicación está constantemente monitoreando y estableciendo métricas para intentar conocer quienes son usuarios, como se comportan al interactuar en ellos y de que manera optimizar esa experiencia a nivel comercial y de usabilidad.

De todos modos, luego de escándalos pasados como la recopilación de datos de forma dudosa que hiciera Cambridge Analytica mediante el propio Facebook, por ejemplo, podría generar ciertas sospechas comprensibles sobre las intenciones del millonario.

En ese contexto, gobiernos, empresas u otras entidades con el suficiente capital podrán comprar información personal de los consumidores, tales como su número de teléfono y otros datos del registro, entre los que se encuentran el nombre, datos sobre su celular, incluida la marca, el modelo y el operador que utilizan. También el número de IP -que indica la ubicación de la conexión a Internet- y cualquier transacción financiera realizada a través de WhatsApp.

Facebook confirmó a la cadena de noticias británica BBC está información y añadió que en el anterior listado se incluyen, además, el número de los contactos almacenados en la agenda del móvil, actualizaciones de estado, fotos de perfil y otros datos sobre tu actividad, como el tiempo de uso o cuando estás en línea.

Sin embargo, esta decisión que escandalizó a la opinión pública está lejos de ser producto de improvisaciones. Al contrario, se trata de un proceso que data del año 2016, fecha en que WhatsApp habilitó la posibilidad de compartir datos con su red social hermana de manera opcional, otorgando un plazo de 30 días para aceptar o rechazar la propuesta.

Lo relevante de aquel antecedente es que el conglomerado estadounidense ha declarado que respetará a quienes declinaron el monitoreo de sus cuentas en esa oportunidad. Para conocer si estás en este grupo, basta con abrir la aplicación, ir a "configuración", luego a "cuenta" y a "solicitar información de cuenta". Ahí podrás solicitar un informe que debería ser entregado en un plazo máximo de tres días.

La batalla por el liderazgo

Entonces, ¿Quiénes se benefician de esta crisis y en que se diferencian de WhatsApp?

Telegram, su rival que obtuvo un incremento desde los seis millones y medio hasta casi aproximarse a los doce, fue fundada en 2013 por Pavel Durov, empresario ruso que además lidera VKontakte, popular red social en Europa del Este.

La aplicación es, básicamente, una versión modernizada de WhatsApp ya que cuenta con la capacidad de corregir mensajes ya enviados, destruirlos a los pocos segundos tras su emisión o alertar a los usuarios cuando alguien realiza una captura de pantalla, otorga además mejores opciones al momento de reproducir audio tales como mayor velocidad y permite crear salones de conversación públicos.

Sin embargo, lo mas destacable de este software son los llamados bots, aplicaciones de terceros que se ejecutan dentro de Telegram y que funcionan de modo conversacional. De esta forma, existen algunos que, por ejemplo, al enviar un mensaje traducen ese texto u otros que al escribir el nombre de un tema musical te devolverán la pista solicitada.

Eso sí, se debe tener en consideración que la aplicación rusa no cuenta con cifrado de extremo a extremo por defecto, dejando expuesto el contenido de tus mensajes a la intervención de terceros si no estás utilizando específicamente su función de “chat secreto”.

Signal por su parte fue creado en 2014 por Matthew Rosenfeld, exasesor de Twitter y permite funciones básicas como el envío de mensajes de texto, audio, video, documentos, ubicaciones, contactos, llamadas y videollamadas. Todo estrictamente encriptado.

Se ha hecho conocida al ser recomendada públicamente por Edward Snowden, famoso por filtrar información que delató las acciones de espionaje de la NSA un año antes, denotan que la política de “seguridad y privacidad ante todo” de esta empresa es presumiblemente veraz. No obstante, Russia Today, cadena de televisión rusa denunció que existen ciertas dudas ante esta afirmación.

Algunos expertos han manifestado un expreso cuestionamiento por supuestos vínculos de Rosenfeld -su fundador- con el Departamento de Estado norteamericano o el financiamiento de Signal a través de Radio Free Asia, emisora vinculada con la CIA. En esa línea, es curioso que un coloso tecnológico como Google o los mismísimos Facebook y WhatsApp hayan implementado los mismos protocolos de seguridad de Signal.

Finalmente, corresponde preguntarse...

¿es entonces WhatsApp un peligro para mi privacidad?

Objetivamente si, lo es, como también es riesgoso utilizar cualquier otra plataforma en Internet. Conocer a su cliente es importante para los negocios y el desarrollo de sistemas de seguridad también, pero la tecnología siempre será susceptible a fallas y es responsabilidad del consumidor conocer estos riesgos para tomar las medidas de protección adecuadas ante las vicisitudes de la web.